Buscar en la categoría

Blog

Blog Libros

Leer sin prisa, leer con tiempo

En un mundo donde todo lo que consumimos es rápido, en qué lugar se queda la lectura?

Vivimos deprisa, con una sensación de urgencia que condiciona todo lo que hacemos en nuestra vida. Engullimos temporadas de series enteras en un fin de semana pero ¿de verdad nos aporta algo consumir de esta forma?

El manifiesto futurista de Filipo Tommaso Marinetti recogía, algo más tarde, muchas de las plegarias que hoy escuchamos en esa gran Ciudad Santa que es Silicon Valley: la modernidad es santificar la velocidad. 

Yorokobu – ¿Por qué sentimos que no tenemos tiempo para nada?

En el lado opuesto se encuentran los movimientos que defienden la vida más relajada y reflexiva. El ejemplo claro lo encontramos con la comida rápida y su opuesto: el slow food, un movimiento que reivindica tomarnos nuestro tiempo para comer de una forma pausada y saludable.

Páginas: 1 2

Blog

Por qué Youtube está en contra del artículo 13 y ¿deberías tú estarlo?

Recientemente escuchamos hablar mucho sobre al artículo 13. Mi intención con este texto es dar a conocer su contenido, analizar por qué Youtube se posiciona públicamente en contra y reflexionar sobre si nosotros como usuarios/creadores deberíamos también estarlo. Voy a analizar las explicaciones que Youtube ha dado sobre el artículo en un video que aparece promocionado en el creator studio de los millones de creadores que suben video a youtube.

Sigue leyendo
Blog

La televisión está cambiando Youtube

Operación Triunfo y Gran Hermano VIP 2018 están retransmitiendo en directo a través de Youtube lo que ocurre en ambos programas, pero quien lo está haciendo mejor?

Es muy interesante ver las diferencias de como cada formato ha afrontado su llegada a Youtube. Tienen objetivos diferentes y por lo tanto, también siguen estrategias diferentes.

No se puede entender la estrategia de estos programas en Youtube sin hablar de los profesionales que aconsejaron tanto a RTVE como a Mediaset dar el salto a Youtube. Ha sido Endemol, la productora detrás de ambos programas lleva años trabajando en su propia network de Youtubers (Endemol Beyond) y se ha convertido en un referente en cuanto a estrategia de video en Internet.

Sigue leyendo

Blog

Una gota de felicidad

Me tropecé al salir del ascensor del hotel, tras una semana en Rio me había acostumbrado a ir en chanclas a casi todos lados. Eran las siete de la mañana y, siendo mi último día antes de volver a España, quise correr por la playa antes de que mis compañeros se despertaran. Era algo que sentía que tenía que hacer, no podía volverme sin haber visitado ninguna. Esperaba encontrármela abarrotada de gente, pero Copacabana me recibió en silencio, apenas un par de gaviotas conseguían romper su quietud. Casi me sentía culpable por ser de los primeros en pisar la arena, como si mi pie fuera a molestarla. Caminaba hacia la orilla cuando, invadido por un halo de autoestima inaudito en mí, me quité la camiseta, agarré el calzado con las manos y me puse a correr bordeando la playa. No me considero una persona vergonzosa, ni insegura, pero reconozco que estar en un lugar donde no conocía a nadie me hizo sentirme más valiente. Notar el agua empapándome los pies me regaló un momento de libertad y felicidad, sintiéndome conectado con un lugar que me había brindado una de las semanas más maravillosas que he tenido nunca.

Minutos mas tarde vi como empezaban a llegar los primeros bañistas que, lejos de querer darse un chapuzón, buscaban un lugar donde practicar algo de deporte. Pensé que el agua estaría congelada porque el sol apenas llevaba unas horas despierto, pero un joven con un estridente bañador de color verde pronto me iba a sacar de mi error. Sin pensárselo dos veces cogió impulso y se zambulló. Poco sabía yo de Brasil y sus playas, cuando me quise dar cuenta ya estaba empapado disfrutando de mi primer baño. El primero y por tonto, probablemente también el último. No soy mucho de playas, pero os prometo que en aquél momento solo sentía un abrazo templado que no podía rechazar.

Sigue leyendo

Blog

Un beso en el hueso del muerto

En el colegio religioso al que iba de pequeño me hicieron darle un beso al hueso de un muerto. Vale, que era un santo, pero aquello seguía siendo el hueso de un cadáver. Lo tenían guardado en algún lugar de la sacristía y solamente en su aniversario lo sacaban para que todos lo viéramos. Los niños se ponían en fila y después de que cada uno lo besara, una de las monjas se encargaba de acariciarlo con un paño, más por obligación moral que porque realmente limpiara algo. Era pequeño, de apenas unos centímetros de largo y de tanto frotarlo había cogido una forma redondeada más propia de una piedra. Eso hacía que el hueso del muerto tuviera una apariencia mucho mas naif.

No recuerdo si lo besé de forma voluntaria, aunque creo que sí. Lo cierto es que aunque me hubieran preguntado, no habría tenido ni la edad ni la madurez suficiente como para decidir si realmente quería hacerlo. No me lo cuestioné porque me parecía algo normal. Como no va a serlo después de tenerme viendo a un hombre mutilado sobre la pizarra mientras un profesor habla de matemáticas, geografía y lengua ocho horas al día, cinco días a la semana. En el mundo de un niño, después de eso, besar un cadáver es lo más normal del mundo.

Claro, luego creces y miras atrás con algo mas de criterio que el que tenias entonces y te llevas las manos a la cabeza o vas al lavabo a vomitar. En el contexto en el que estaba hacer aquello era algo normal, pero ¿solo porque fuera algo normal decidí hacerlo?

Sigue leyendo